25/03/2011 – La Estrella de Panamá: Promueven cría de Senehol

La iniciativa busca llevar al país a ser autosuficiente en la producción de leche
MILEIKA LASSO
mlasso@laestrella.com.pa

El ganado es marcado y cuidadosamente seleccionado para realizar la fertilización. Foto: Eliezer Oses | La Estrella

PANAMÁ. Panamá aspira a ser autosuficiente en la producción de leche. Desde 2007, el Centro de Investigación de Genética y Reproducción Animal Asistida (CIGRAA) de la Universidad Tecnológica Oteima, en la provincia de Chiriquí, inició la fertilización in vitro de embriones bovinos lecheros tolerantes al clima caliente.

Los bovinos son de la raza Senehol, la cual surge del cruce genético entre las razas Senepol, que por su pelaje corto es resistente al calor, y la Holstein, que tiene altos rendimientos de leche, pero solo cuando se pastea en climas altos o fríos.

LA ESTRATEGIA

La investigación sobre la reproducción de la raza Senehol tuvo una inversión general de 200 mil dólares en la que participaron la Universidad Tecnológica Oteima, Fertica, Ganadera Batipa y la Secretaría Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (Senacyt). Esta última entidad aportó cerca de 57 mil dólares para la extracción y fertilización de los embriones Senehol hembra.

Esta raza carece de cuernos, tiene un pelaje corto y de tono rojo, además es tolerante al clima cálido.

Nixia Gnaegi de Ríos, rectora de la Universidad Tecnológica Oteima, manifestó que los avances obtenidos hasta el momento nos permiten tener solo un buen embrión por año, pero con la sinergia de la empresa privada y el gobierno se podrá pasar a 50 embriones de alta genética al año.

Gnaegi de Ríos consideró que ‘después de tener una vaca receptora y un buen embrión sexado, se puede aumentar y transformar un hato ganadero en dos o tres años’.

EL PROCESO

Aunque aún desconocen los rendimientos en leche de los 40 especímenes Senehol hembras que tiene el CIGRAA, las vacas lecheras inician su producción a los dos años y medio, pero el hato del Centro apenas tiene un año de edad, puntualizó la empresaria.

El biólogo del CIGRAA, Paul Koiner, explicó que al igual que las mujeres, las vacas tienen muchos óvulos, pero de esos solo un mínimo porcentaje es óptimo para este proceso.

Transcurrido el periodo de prueba y la certificación de la Senehol, se iniciará la venta de estos embriones que tendrán precios muy competitivos si se comparan con los embriones importados, que en algunos casos superan los 300 dólares.

El primer paso es anestesiar la parte trasera del animal, que debe encontrarse en una chutra o corral especial que le impide el movimiento.

Con un ultrasonido se identifican los ovarios de la vaca, se le introduce una aguja al ovario para extraer los óvulos que caen en un tubo estéril que es llevado al laboratorio, indicó Koiner.